Las ventajas de la meditación

¿Tienes exceso de trabajo, exceso de peso y tu nivel de estrés está por los cielos? Olvídate de hacer mil cosas a la vez e intenta la meditación. Cada vez más investigaciones demuestran que tomar pequeños descansos a lo largo del día, simplemente para sentarse muy quieta y respirar es una de las mejores formas de mejorar tu estado de ánimo, tu salud y hasta tu aspecto personal.

He aquí cinco estupendas razones para darle una oportunidad al ommm:

1. La meditación puede hacerte más inteligente.

Así como el ejercicio diario pone en condición tu cuerpo, la meditación hace lo mismo con el cerebro. Después de algunas semanas de práctica regular, notarás que tu concentración, claridad y estado de alerta han mejorado. Los estudios realizados en cerebros de personas que meditan han demostrado que producen más ondas gama, un tipo de impulso eléctrico de alta calidad, que se utiliza para mantener la concentración, mejorar la memoria y hacer conexiones entre las distintas partes del cerebro.

2. La meditación reduce el estrés.

A través de la práctica diaria de la meditación, te entrenarás lentamente para reemplazar la respuesta automática de “luchar o escapar” con lo que el doctor Herbert Benson, de Harvard, ha dado en llamar “la respuesta de la relajación”. En lugar de un chorro de adrenalina y un rápido aceleramiento del ritmo cardíaco, tu sistema nervioso simpático permanecerá tranquilo. Los exámenes de sangre han demostrado que quienes meditan desde hace mucho tiempo tienen un nivel más bajo de la hormona del estrés, la cortisona, al terminar el día. Cuando tienes, digamos, un desacuerdo con tu mejor amiga, la meditación te ayudará a permanecer tranquila y elegir la forma en la que quieres responder.

3. La meditación es un antidepresivo natural.

De hecho, relajarte puede ayudar con la depresión. Dos estudios nuevos han demostrado que las personas que meditaron durante 20 minutos dos veces al día experimentaron una reducción del 50 por ciento en los síntomas de depresión. Los expertos creen que la meditación te levanta el ánimo de dos maneras: crea cambios en el cerebro que le llevan a liberar sustancias químicas que te hacen sentir bien y te ayuda a evitar patrones de pensamiento negativos que pueden mantenerte estancada en tu mal humor.

4. La meditación puede ayudarte a mejorar tu piel.

Si eres una persona a la que le salen granitos cuando se estresa, es probable que quieras darle una oportunidad a la posición de loto. En un interesante estudio, las personas que sufrían de psoriasis, una condición que causa que la piel se descame y te dé comezón, escucharon cintas de meditación mientras recibían tratamientos con luz ultravioleta. El resultado: sanaron cuatro veces más rápido que los que no meditaban. ¿La razón? La meditación puso en marcha la habilidad del cuerpo para curarse a sí mismo y disminuyó el estrés que puede producir un brote de psoriasis o acné.

5. La meditación puede ayudarte a perder peso.

La meditación crea una auto-consciencia que puede reducir el tipo de ingestión continua y descuidada que te lleva a subir de peso. En un estudio realizado con personas que comían sin control, aquellos que practicaron la meditación redujeron sus excesos alimenticios en más de la mitad. Gracias a que tenían en mente la idea de que "esto también pasará", pudieron reconocer su urgencia de comer sin tener que satisfacerla.

Aquí te explicamos cómo meditar:

Siéntate cómodamente en una silla, un cojín o en el suelo, con los ojos cerrados. Concéntrate en tu respiración, en cómo el aire entra y sale de tu cuerpo. Lo más probable es que te distraiga el ruido de los autos, o una súbita comezón en un tobillo o pensamientos acerca de lo que vas a cenar ese día: observa cualquier cosa que surja sin juzgarla y vuelve a prestar atención a tu respiración. Puedes contar cada respiración y decir “om” o simplemente quedarte callada. Comienza con cinco minutos y luego incrementa el tiempo hasta llegar a 15 o 20. Practica la meditación una o dos veces al día.

For more, visit Life & Beauty Weekly