A la cabeza del diseño

Pelucas que mutan en cascadas que hacen de vestidos, pelo entrelazado tan delicadamente que forma un sombrero plano de reminiscencias orientales, cabezas con ojos a repetición, melenas de león… Ellos, los creadores del pelo, reunidos por L’Oréal dentro del marco de la Maison Parisienne de la Coiffure, son verdaderos David Copperfield sobre un escenario. De entre las manos de estos genios del peine y la tijera surgen las locuras de cada temporada. En pocos segundos arremeten con sus habilidades y las cabezas de las modelos cobran formas inesperadas. Para ver esto –y mucho más– en vivo y en directo, una importante delegación de periodistas argentinas cruzamos el océano a once mil metros de altura y aterrizamos en el corazón de la moda mundial… exactamente en el número 14 de la rue Royale, a metros de la Madeleine. Chez París.

PETER EL GRANDE. Peter Gray parece serio y cortés. Y lo es. Pero detrás de esa fachada proper se encuentra uno de los creativos más importantes del mundo en el rubro peluquería. Nacido en Zimbabwe (aunque de origen inglés) fue criado en Sudáfrica. Lleva ya catorce años en la cresta de la ola y hoy vive en Nueva York. Formado en la escuela de Vidal Sassoon de Londres, en los años ‘80, su manera de romper con lo convencional fue su pasaporte a las grandes marcas. Sus campañas para Armani, Yves Saint Laurent, Givenchy y Lanvin son parte de su currículum, como así también el haber creado looks para Hermès, Paul Smith y Martin Margiela. En la actualidad es director artístico de la Colección Institucional de L’Oréal Professionnel 2012.

En una entrevista exclusiva con Para Ti dijo cosas como éstas: “A la hora de crear tendencia, celebrities y marcas van juntas. Una precisa de la otra”. “Para generar una verdadera tendencia fashion es preciso, muchas veces, ir contra la corriente. Hay que poder contradecir para poder crear”. “La noción tradicional de los mandatos de la moda está muriendo. Las mujeres hoy deciden qué usar y qué no. Lo fashion hoy se construye permanentemente. Nada es estático. La mujer mezcla cualquier marca con un Armani y eso es moda”.“El auge de los blogueros tiene que ver con que son gente real, que no te quiere vender nada. Pero claro, en tanto eso se convierta también en un negocio, cambiará. Por todo esto uno tiene que moverse fast very fast (rápido, muy rápido). Ellos, los blogueros de moda son la nueva revolución y hacen que la moda esté redefiniéndose. ¿Cuánto tiempo serán creíbles? Ya veremos”. “¿A quién peiné y me gustó su look? A Cate Blanchet y a Rossy de Palma, por su gran individualidad”.

MALCOLM, ODILE Y CHARLIE. Malcolm Edwards es escocés. Si nos lo topáramos por la calle uno tendería a imaginárselo más empuñando un porrón de cerveza en un pub o timoneando un barco en un mar de olas mortíferas que en un back de desfiles enarbolando un secador y unas tijeras. Este hombre rapado, de brazos tatuados, es uno de los grandes gurúes en materia de peinados sobre pasarela. Formado en la Central Saint Martins de Londres, ha compartido sus jornadas creativas con el célebre fotógrafo de moda Mario Testino y a colaborado con los tocados para desfiles de marcas como Prada, Marc Jacobs, Dior, Burberry, Hervé Léger y Vivienne Westwood. Y sueña con cambiarle el look del peinado ¡nada menos que a Michelle Obama! Malcolm es además director artístico de la gama styling London Addiction de L’Oréal Professionnel.

Por su parte, Odile Gilbert –directora artística de la colección de coloración primavera/verano 2012 Somptueux de L’Oréal Professionnel– es una de las pocas mujeres en este mundo de ultracreativos. A cara lavada, enfrenta a la prensa del mundo y demuestra su habilidad con las manos para moldear esculturas vivientes. Vive entre París y Nueva York, y son muchas las maisons de la moda y la perfumería que confían en ella para crear estilo publicitario: Giorgio Armani, Gaultier y Calvin Klein son buen ejemplo. Tiene, además, su propia línea de accesorios para pelo y un libro publicado cuyo prólogo escribió el mismísimo Karl Lagerfeld. Sofía Coppola le entregó también la dirección artística de la película María Antonieta, protagonizada por Kirsten Dunst. Y como si esto no alcanzara para su currículum, en 2007 el Metropolitan de Nueva York compró uno de sus sombreros de copa de pelo natural para exhibirlo en su colección permanente. Además, ha trabajado con todos los grandes fotógrafos de la moda, desde Richard Avedon y Helmut Newton hasta Herb Ritts. No es menos importante que ella sea la única mujer estilista en haber recibido la insignia de honor de Caballero de las Artes y las Letras en Francia. Ella dice rotunda y sin segundas interpretaciones: “El pelo es lo que define la silueta de un diseñador”.

Pero el chico terrible del mundo del peinado es, sin duda, Charlie Le Mindu. Son muchos los que lo conocen por haber sido el responsable de las obras de arte instaladas en la cabeza nada menos que de Lady Gaga. Ya lejos están sus inicios entre Francia y Berlín. Y aquel chico que le cortaba el pelo a sus barbies es hoy un estilista que suma golpes de efecto y se ha convertido en un ícono indispensable del mundo fashion. Vive en Londres, y entre sus máximas están: “Las modelos deben lucir como monstruos sensuales, raras pero al mismo tiempo femeninas” y “Un peinado te viste”. Charlie, que se reconoce a sí mismo como un “freaky de la moda”, con sólo 25 años ya está por abrir su peluquería en Harrod’s.

NEWS A LA ORDEN DEL DIA. En la rue Royale se suceden las novedades a paso redoblado. Lo que los científicos de la marca investigan finalmente va tomando forma. Esta vez, esta centenaria obsesión por seguir intentando mejorar los productos para el pelo, trajo aparejada la presentación de dos novedades: 1. Mythic Oil: un óleo nutritivo sobre la base de aceite de palta y de semilla de uva, que da brillo intenso, deja el pelo liviano y lo nutre en profundidad. 2. La segunda generación de Inoa, la única coloración sin amoníaco. Mientras antes se necesitaban tres ingredientes, ahora en sólo dos pasos se logra un color perfecto sin dañar la salud del pelo. Y lo mejor es que se logra una cobertura impecable de las canas. Ulises Stegmeyer (director artístico y RRPP) nuestro anfitrión de L’Oréal, dice a modo de resumen: “Hoy estamos felices porque ayudamos a llevar a todos los peluqueros a ser protagonistas tanto en el back de los desfiles como sobre las pasarelas con sus creaciones impactantes. Nuestra asociación con la Fashion Week de París ha logrado su objetivo: que la moda y la coiffure vayan de la mano y conduzcan a la peluquería al lugar que siempre mereció”. Nadie podrá contradecirlo. Cien años de liderar el corazón fashion del mundo son más que suficientes. Y para terminar a lo francés… Chapeau.


 

YAHOO MUJER EN FACEBOOK