5 mitos sobre el ahorro de la electricidad

Por Yahoo! Green

Lo que no sabes sobre cómo ahorrar electricidad te puede costar caro.

Mito #1: El cerrar el respiradero ahorra electricidad

Aunque tal pareciera que el cerrar los respiraderos de las habitaciones que no se usan pudiera ahorrar electricidad, la energía que consume el sistema se encuentra en la unidad misma. Lo único que hace la restricción del flujo del aire acondicionado en la salida del respiradero es dirigir el aire a otras partes de la casa o hacia escapes que haya en el sistema de ductos. También,  el cerrar los respiraderos ejerce resistencia en el ventilador que empuja el aire por el sistema, lo que hace que el mismo trabaje con más fuerza, utilice más electricidad y se deteriore más rápido.

Mito #2: La instalación de ventanas nuevas reduce los costos de electricidad considerablemente

El reemplazar ventanas de un solo cristal por ventanas de doble cristal sí ahorra energía. Sin embargo, ese ahorro tiene que ver más con el tamaño y el número de ventanas que haya en tu casa, la orientación de las mismas, los aleros que tengan, la localidad de tu casa y la zona climática donde vivas.  El reemplazo, entonces, viene a ser una fracción del uso total de electricidad de la casa, y dado el alto costo de instalación de ventanas nuevas, hay mejores maneras de reducir la cuenta de la luz.

Mito #3: Subir más la temperatura del termostato hace que la casa se caliente más rápido

Los sistemas de calefacción producen su calor más intenso (o en el caso de unidades multiniveles, una fracción de su intensidad máxima) cuando se prenden por primera vez. Lo que quiere decir que el subir la temperatura tiene poco efecto en la rapidez con la que se puede calentar una casa. El situar el termostato en temperaturas más altas puede causar un aumento en la ejecución del sistema de calefacción, resultando en un uso mayor de energía eléctrica y que se sienta demasiado caluroso dentro de la casa.

Mito #4: El usar calentadores eléctricos portátiles ahorra dinero

Dado que el costo de la electricidad es por lo general de cuatro a 10 veces más alto que el costo del gas natural, el uso de solo dos calentadores eléctricos portátiles es el equivalente a calentar una casa completa con un sistema de calefacción de gas natural.

Mito #5: El dejar una luz prendida usa menos electricidad que el apagarla y luego prenderla otra vez

Algunas personas creen que si dejan la luz prendida cuando salen de una habitación por unos minutos, como por ejemplo, para ir al baño, es mejor que apagarla para entonces prenderla cuando regresen. La energía que se consume al prender un bombillo (fuera de las calorías que se consuman al prender el interruptor) no es considerable. Así que, apaga las luces cada vez que salgas de una habitación aunque sea por unos minutos.


YAHOO MUJER EN FACEBOOK