Violencia contra la mujer

Casi 3 de cada 10 mujeres sufrirán violencia a lo largo de su vida / Foto: ThinkstockCasi 3 de cada 10 mujeres sufrirán violencia a lo largo de su vida / Foto: Thinkstock

La violencia física o sexual es un problema de salud pública que afecta a casi un tercio de las mujeres en el mundo. Esta agresión es considerada un problema de salud global con proporciones epidémicas. Según informes de 2012 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), enfocados en la relación de las poblaciones y la violencia en contra de mujeres en el mundo, alrededor del 35% de las mujeres viven o vivirán al paso de los años hechos violentos por parte de su pareja o por otras personas. De a cuerdo con datos ofrecidos en los mismos informes, la violencia ejercida por la pareja es el tipo más común de estas agresiones, afectando aproximadamente al 30% de todas las mujeres del mundo.

[Relacionado: Hazle frente al estrés laboral]

La violencia en contra de las mujeres y niñas puede producir fracturas de huesos o complicaciones en los embarazos, así como problemas en el desarrollo y desenvolvimiento social.

Más a fondo, las consecuencias de la violencia en la salud de las mujeres pueden ser:

Lesiones y muerte. En el mundo, cerca del 38% del total de asesinatos de mujeres fueron realizados por sus parejas.

Depresión. Quienes sufren o han sufrido agresiones por parte de su cónyuge tienen casi el doble de probabilidades de padecer depresión en comparación con aquellas que no han padecido ningún tipo de violencia.

Adicción al alcohol. Las mujeres víctimas de violencia tienen casi dos veces más riesgo de tener problemas con el abuso del alcohol.

[Relacionado: Alcoholismo, más que elefantes rosas]

Infecciones de transmisión sexual. Quienes son agredidas, poseen 1.5 veces mayor probabilidad de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual como la sífilis, gonorrea, VIH o clamidia, entre otras, debido a que los agresores sexuales pueden ser portadores de alguna de estas infecciones.

Embarazos no deseados y abortos. La violencia sexual se asocia en muchas ocasiones con embarazo no deseado lo que lleva a la víctima a tener como opción el aborto.

Alumbramiento de bebés con bajo peso al nacer. Los hijos que son producto de madres que sufren violencia de pareja tienen un 16% más probabilidad de tener un bajo peso al nacer; así como mayores probabilidades de morir en los primero meses o años de vida. Los que sobreviven ven disminuidas sus defensas y corren mayor riesgo de padecer enfermedades como diabetes y problemas cardiovasculares.

[Relacionado: Prevención del VIH]

Fuente:

Organización Mundial de la Salud. Centro de prensa. Violencia contra la mujer. Nota descriptiva no. 239. Noviembre 2012. (www.who.int)

_

Omar Luja es médico cirujano y homeópata por la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía, Instituto Politécnico Nacional, México. Cédula: 7719134.