Enseñanzas de mujer fatal

Insaciable, peligrosa y mortífera son sólo
algunos de los adjetivos con que se ha calificado a numerosas figuras femeninas
a lo largo de la historia. Desde Cleopatra hasta Mata Hari o Gatúbela, fueron tachadas
de mujeres fatales por usar sus encantos femeninos para seducir a los hombres y
salirse con la suya.

Estas mujeres,
tanto las ficticias como las reales, nos han dejado una gran enseñanza: que
nuestro "lado oscuro" -misterioso, exótico, astuto y sexy- puede ser una
herramienta muy útil en la vida diaria.

He aquí una
pequeña guía muy básica que actualiza algunos rasgos de la mujer fatal y los
hace llevaderos en el día a día:

Actitudes

- Lo primero es tener tus propias ideas.
(No aplica: repetir lo que dijo el comentarista del noticiero.) Nutre tu mente
con algo que te apasione. Debatir y cuestionar lo que ves en la televisión no
siempre es cómodo, mucho menos es "fashion". Pero, como dice un anuncio por
ahí: la inteligencia no pasa de moda.

- Busca tu lado inusual y trabájalo. Quizás
se trate de algún pasatiempo, una habilidad o simplemente una forma de acomodar
tu escritorio. Todos somos extraordinarios en el detalle. 

- Di la verdad, pero guárdate algunos
capítulos para ti misma. Las grandes mujeres fatales son prueba de que guardar
secretos es más sexy que divulgar todo lo que sabes.

A dónde ir

- En sitios interesantes se conoce a gente
interesante. Organiza una salida a alguno de esos cafés o bares clásicos que
nunca recomendarían en una revista de moda. (Que conste que no dije un tugurio
cutre, eh.)

- En sentido literal: juega con los
hombres. El billar, el dominó y los videojuegos pueden ser más divertidos de lo
que parece. Esto no quiere decir que te convertirás en uno de ellos y eructarás
en la mesa. Simplemente, se trata de ser una mujer que sabe jugar, perder,
ganar y divertirse. De paso, te ganarás el respeto de tus compañeros de juego y
crearás un halo de misterio al respecto de tus habilidades.

El look

- Vestirse de algún color oscuro y aderezar
el conjunto con un accesorio retro, resulta suficientemente misterioso como
para no pasar desapercibida y provocar la curiosidad de los demás. Ojo: no hay
que fingir ser una chica dark. Unos pantalones de cintura alta, un vestido bien
cortado, unas medias de red o unos zapatos "stilettos" funcionan a la
perfección.

- Dicen que el cabello es un arma letal,
así que no dudes en darle tu toque personalísimo. Todo de lado, muy cortito,
desestructurado, teñido en mechas gruesas o como quieras. La única regla es que
no resulte más interesante que tu mirada.

- Usa un perfume exclusivo, más bien raro.
Trata que no esté de moda para que no seas una más con el mismo aroma llenando
el elevador. En algunas tiendas ya puedes hacer tu propia mezcla. Ve y
experimenta.

- Hablar con un tono seductor, como de
terciopelo y flores, puede hacer la diferencia entre un "No, vuelva más tarde"
a un "Sí, haremos una excepción por tratarse de usted".

- Y ahora sí: la mirada. Observa a las
estrellas del cine clásico, ellas tienen mucho que enseñarnos sobre cómo
construir un antifaz de expresión con algunos trazos de delineador negro y un
par de sombras intensas. (Recomendación: evita el glitter)

Lo que no
hay que hacer

- Matar al hombre que amas o destruirle la
vida sólo porque no le gustas

- Ser una chica fácil. (Como dice la
canción: "Antes muerta que sencilla".)

- Pelear por la atención de un hombre. Si
él no se da cuenta de tu encanto, entonces no es para ti.

- Hablar de algo que no viene al caso.
(Aunque eso aplica para todas, no sólo para las que quieren explotar su lado
misterioso.