Mi hijo tiene problemas de aprendizaje

Por: Silvia Renata Figiacone

"Me citaron del colegio de los chicos. Dicen que Marcelo tiene dificultades de aprendizaje y no puede seguir el hilo de la clase. La maestra me cuenta que Marcelo es inquieto, que tiene dificultad para comprender algunas consignas y está distraído la mayor parte del tiempo. Me sugirieron hacer una consulta profesional".

Mi hijo tiene problemas de aprendizaje - ThinkstockphotoMi hijo tiene problemas de aprendizaje - Thinkstockphoto

Testimonios como el de Amelia son frecuentes en el consultorio de profesionales de la salud mental, psicopedagogos y psicólogos infantiles por ejemplo.

La preocupación de Amelia es justificada. Marcelo podría tener dificultades de aprendizaje que obstaculizan sus posibilidades de hacer del colegio un espacio de disfrute y conocimiento.

La consulta con el profesional de la salud es justificada también. Marcelo necesita ayuda. Al menos necesita que alguien capacitado establezca qué tipo de ayuda necesita.

El azar hará que Amelia y Marcelo lleguen a buen puerto con la consulta y encuentren solución al problema que las docentes de Marcelo describen. No todos los profesionales de la salud mental están verdaderamente capacitados para ayudarlos, y ellos necesitan información previa para saber si dan con la asistencia adecuada.

¿Qué es un problema de aprendizaje?

Un problema de aprendizaje es un grupo de comportamientos, dificultades y maneras de aprender que no son características para la edad y nivel académico de quien las presenta. Por ejemplo: Julián tiene ocho años, está en tercer grado de la escuela primaria, aún no logra leer con la fluidez que sus compañeros leen y tiene muchas dificultades para expresarse por escrito. Julián fuera de la escuela es un chico como cualquier otro, indiferenciable de sus pares. La escuela es un espacio de sufrimiento para él, allí se hace a sus ojos evidente que no puede rendir como los demás. Julián tiene dislexia, un trastorno específico del aprendizaje de la lectura que ocurre en chicos con buen nivel intelectual y sin problemas de aprendizaje en otras áreas.

¿Cuál es la causa de los problemas de aprendizaje?

Cuando las dificultades son históricas, y los maestros reportan desde hace tiempo conductas que les llaman la atención, cuando acompañar la tarea escolar en casa es necesario y los deberes solo llegan a destino cuando mamá o papá se sienta con su hijo, cuando la idea que el chico tiene de si mismo como aprendiz es pobre y los docentes refieren "tiene la autoestima baja", o "no aprende de acuerdo a su potencial", es posible que exista un problema de aprendizaje.

Existen al menos tres tipos de problemas de aprendizaje:

1) Aquellos que aparecen de manera esporádica, luego de la ocurrencia de una situación ambiental emocionalmente intensa, en chicos que NO HABÍAN PRESENTADO DIFICULTADES CON ANTERIORIDAD.  En esos casos posiblemente estemos en presencia de una disminución en la capacidad de aprendizaje que aparece como consecuencia de la instancia emocional. Posiblemente remita espontáneamente a medida que el chico elabore la situación que lo preocupa.

2) Cuando un chico tiene dificultades históricas para desempeñarse de manera esperable en la escuela porque presenta problemas de conducta, inserción en el grupo, dificultad para prestar atención, inquietud, tics (entre otras cosas), posiblemente tenga un problema de aprendizaje asociado a un trastorno del desarrollo. Los trastornos del desarrollo (déficit atencional, trastornos de espectro autista, trastorno de tourette, trastornos del lenguaje etc) impactan en la capacidad de aprendizaje de los chicos y necesitan tratamiento específico y adecuado. No responden a causas emocionales sino que son enfermedades que implican el sistema nervioso y disminuyen la capacidad de desarrollarse de acuerdo a lo esperado

3) Cuando las dificultades se restringen a un área como la lectura, la escritura o el cálculo, sin que se observen problemas en otras áreas, posiblemente estemos frente a la presencia de un trastorno específico de aprendizaje. La dislexia, la discalculia y la disgrafía (dificultad para aprender a leer, calcular y escribir) son también trastornos del desarrollo de naturaleza biológica en inicio que requieren diagnóstico y tratamiento adecuado.

Marcelo y su mamá recorrieron tres consultorios profesionales antes de que se les sugiriera la consulta con el psiquiatra infantojuvenil para establecer o descartar la presencia de un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH o ADD en Inglés). Antes de eso recibieron otras opiniones y los problemas se sostenían y, aún más, empeoraban. El diagnóstico llegó para traer consigo tratamientos adecuados y estrategias de apoyo a padres y docentes que mejoraron la calidad de vida de Marcelo y su familia.

Los padres de Marcelo hoy disfrutan de su hijo y pueden entender mejor muchas de sus reacciones. Todos en su casa están más felices.

Es imprescindible dar con un buen diagnóstico para resolver problemas de impacto en el aprendizaje. Los tratamientos adecuados existen, y mejoran notablemente la capacidad de aprender de los chicos y la calidad de vida de las familias.

Quizás te interese:
Juego y maternidad
Diferencias en la crianza de nuestros hijos
¿Quién cuidará a mi hijo?


 

YAHOO MUJER EN FACEBOOK