10 cosas que debes saber antes de quedar embarazada

Muchas veces nos ponemos excusas y decimos: "Hasta que no me case no tendré niños". O…"Cuando compremos nuestra casa, recién ahí llamaremos a la cigüeña". Pero lo cierto es que no siempre tenemos tanto tiempo para planificar; y si esperamos a que todo esté en perfectas condiciones nunca lo terminamos de concretar.

ThinkstockphotosThinkstockphotos

Ahora bien, si por el contrario ya has tomado la decisión de traer un hijo al mundo, hay ciertas premisas que no puedes desconocer. Para ti que has estado pensándolo, primero, algunos puntos importantes por tener en cuenta.

Los consejos

En el momento de plantearse un tema como este hay dos aspectos básicos para analizar que, si bien están relacionados, en este caso es mejor tratarlos por separado para que sean más claros. Uno es el emocional y el otro, el físico.

Respecto de lo emocional

1-Proyectarlo en pareja: un hijo es para siempre y una vez que decides traerlo a este mundo debes hacerte responsable, al menos hasta que cumpla la mayoría de edad. Por eso, tú y tu compañero deben estar muy seguros de la decisión que están tomando. No estoy de acuerdo con aquellos que dicen que un niño une la relación. Todo lo contrario, criarlo en un trabajo difícil y muchas veces agotador, aunque vale la pena porque es maravilloso.

2-Hacer el amor por placer: si has elegido a tu pareja es porque seguramente disfrutas mucho cuando están en la cama. No debes olvidarlo jamás, aún cuando vienen tus días más fértiles; porque de lo contrario un momento placentero terminará convirtiéndose en un trámite. Recuerda que lo mejor para un hijo es que sea concebido con amor.

3-Calmar la ansiedad: es muy común que aquellos que viven esta etapa con alegría y calma queden embarazados antes que los que se ponen muy rigurosos con las fechas y los tiempos.

4-Calcular los costos: no está de más hacer algunas cuentas para saber aproximadamente cuánto costará criar a un niño, y si es un período posible para la pareja. Pañales, ropa, internación, leche maternizada, son algunos de los ítems que hay que calcular.

5-Anticiparse al caos: no todo es color de rosa y maravilloso los primeros días luego del nacimiento. El posparto no suele ser fácil para los padres, menos aún para la mamá; ella es quien más cambios experimenta. También hay que tomarlo con calma porque en algún momento, paulatinamente, todo comienza a ordenarse. Cuando pasen alrededor de los dos meses verás que estarás sintiéndote un poco mejor. Lo ideal es acordar con tu compañero algunas tareas para que pueda ayudarte y no te encuentres tan estresada.

Lo físico

6-Las probabilidades: este punto está relacionado con el psicológico. Hay que tomarlo con calma; la mayoría de las parejas suelen concebir dentro del año de búsqueda. Pasado ese período, no está mal hacer una consulta con un profesional. Pero debes saber que luego de los 30 años, la mujer va perdiendo fertilidad y se hace más difícil.

7-Tener una visa sana: si no lo has hecho por ti, ahora debes hacerlo por tu futuro hijo. Aliméntate saludablemente y evita el alcohol, el tabaco y cualquier tipo de fármaco que no esté indicado por un profesional. Además, es conveniente realizar todos los exámenes de rutina para saber si hay algún tratamiento previo por hacer.

8-Tomar ácido fólico: cuando estás en plena búsqueda y tres meses después de quedar embarazada, los médicos recomiendan tomar un suplemento de ácido fólico para prevenir varias enfermedades en el pequeño. Por eso, es importante la planificación de la maternidad junto a tu ginecólogo.

9-¿Estoy embarazada? Hay varios síntomas que pueden ayudarte a saberlo (eso no evita que debas ir al obstetra): ganas de orinar más seguido, ausencia de la menstruación, náuseas y malestar por la mañana, la areola de los pezones se borronea…

Para calcular la fecha probable de parto, siempre que tus períodos sean regulares, debes sumar 280 días al primero de la última menstruación. En total son 40 semanas, entonces sí, el niño estará preparándose para llegar a la familia.

10-La visita al obstetra: una vez que tengas la gran noticia, deberás verlo una vez por mes y seguir sus indicaciones. Seguro te ordenará algunos estudios para ver cómo va creciendo tu bebé en la panza.

Quizás te interese:
Cómo prevenir las estrías del embarazo
Lo que no puede faltar en el guardarropa de una embarazada
Embarazadísima: 10 consejos para vestirse de fiesta