Tener un hijo, ¿significa postergar?

A Daniela le quitaron el ascenso que se merecía. Se enteró cuando regresó de su licencia por maternidad. Alejandra no pudo continuar con su curso de Yoga (ya estaba por recibirse) porque se hacía grande para tener bebés y no quiso desaprovechar el tiempo del reloj biológico. A Valeria la ascendieron al puesto por el que tanto luchó en su trabajo, pero quiere tener hijos y no encuentra pareja. No se da la ocasión. Noemí dejó la pasión de su vida, que era la fotografía, para criar a los hijos y ahora que son grandes le cuesta insertarse en el mercado laboral. Juana ganó una beca para estudiar en Francia pero se enteró de que estaba embarazada y no se animó a irse… Tener un hijo ¿es sinónimo de postergación personal?

(Istockphoto.com)

Pagination

(3 Páginas) | Leer todo