Haz que visitar a los abuelos sea una gran experiencia

Por: Verónica Mezzini

Cuando los abuelos viven lejos, las vacaciones son una gran ocasión para que sus nietos los visiten. La idea resulta emocionante, pero también puede ser inquietante si se planea una estadía larga sin los padres. Preparar tanto a tus hijos como a sus abuelos, puede hacer del viaje una gran experiencia.

El tiempo con los abuelos es muy importante - ThinkstockphotosEl tiempo con los abuelos es muy importante - Thinkstockphotos

Planear una visita a casa de los abuelos puede significar que los niños tengan que viajar solos, lo que a veces les hace sentir intranquilos. Por ello, el primer paso es explicarles cada detalle del viaje. El tiempo de espera, el momento de abordar, el número de escalas y las personas que estarán a su cuidado.

Es importante hacerles saber que habrá personal al que pueden acudir si necesitan ir al baño o tienen sed, y explicarles quiénes son y cómo identificarlos; así como también asegurarles que alguien estará esperándolos al llegar a su destino.

Antes que nada, debes asegurarte que tus niños sí quieren hacer ese viaje, y no forzarlos o intervenir de alguna manera en su decisión. Habla a menudo con ellos para saber si algo les preocupa y toma medidas para tranquilizarlos. Contarles tus vivencias, familiarizarlos con el lugar y con las personas que van a conocer, puede ayudar. Si es tu lugar de nacimiento, narrar historias de tu infancia es un buen recurso.

Prepáralos para la experiencia

Que los niños sepan lo que pueden esperar de su visita a los abuelos les ayudará a adaptarse mejor. Un punto fundamental es enfatizar que, aunque son familia y sus abuelos los quieren mucho, la casa que visitan no es la suya, por lo cual ser educados y respetuosos es vital durante todo el viaje.

También es importante hacerles ver a los hijos que las personas mayores tienen formas diferentes de hacer las cosas, así como otras costumbres, y que también se cansan más rápido. Los expertos aseguran que los niños pueden ser muy flexibles si se les explican los motivos para serlo.

Cuando extrañan su casa

Debes estar preparada para que, en algún momento del viaje, los niños extrañen su hogar y a sus padres. Esta añoranza es común cuando los pequeños están lejos de casa, pero si se maneja de manera apropiada, pueden superarlo en uno o dos días.

Explícales que si se sienten así, significa que echan de menos a los suyos, pero que se sentirán mejor si hacen alguna actividad y te llaman por la noche. Para ayudar en este proceso, haz que tus niños lleven alguna pertenencia que atesoren, como su muñeco de peluche, cojín o cobija preferidos.

Niños ocupados, niños felices

Es de esperar que los abuelos tengan planes de entretenimiento para sus nietos. Sin embargo, hay que recordar que el estar lejos dificulta conocer los gustos y preferencias de los niños. Por ello, no está de más incluir en su equipaje algunos juguetes, así como juegos de mesa o elementos que promuevan la interacción con los abuelos.

También puedes consultar actividades recreativas disponibles para niños en la cuidad de destino y proponerlas como sugerencia a los abuelos.

Abuelos preparados

Los abuelos, por su parte, también deben prepararse para que la visita de sus nietos sea disfrutable y placentera. El primer paso es consultar con los padres los gustos de los niños, así como detalles de salud y nutrición, y si existen rituales especiales antes de dormir.

Considerar hacer algunas adecuaciones en la casa puede ser buena idea, sobre todo si los niños son pequeños. Cambia de lugar de manera temporal los objetos quebradizos y cubre las superficies delicadas. Del mismo modo, es importante hacer el entorno más seguro para los pequeños, y dejar fuera de su alcance objetos que puedan resultar peligrosos.

Finanzas sanas

Aunque los abuelos son conocidos por ser consentidores y complacientes, ofrecerte a absorber los gastos de alimentación y entretenimiento de tus hijos, es más sano para todos. No pases por alto este punto e inclúyelo en tus planes para el viaje.

Fuentes: education.com, familyeducation.com y grandparents.com

Tal vez te interese:
Sobrevivir a la visita de tus suegros es más fácil de lo que crees
Los abuelos más consentidores. ¿Hasta dónde está bien?
Lo que no debes contarle a tu madre sobre tus hijos