¡Auxilio, está embarazada y hace CrossFit!… ¿Y?

Lea-Ann Ellison, haciendo un 'overhead squat'. / Foto: Nick Stern, Facebook de Lea-Ann EllisonLea-Ann Ellison, haciendo un 'overhead squat'. / Foto: Nick Stern, Facebook de Lea-Ann Ellison

“Un hombre panzón haciendo overhead squats a nadie le llama la atención, una mujer con una gran panza lo hace, y todo el mundo pierde la cabeza”. Esta frase está en el perfil de Facebook de Lea-Ann Ellison, fisicoculturista y fanática de CrossFit, y resume la imagen que causó un revuelo prenatal en las redes. La foto, realizada por Nick Stern, presenta a Ellison a un par de semanas de dar a luz, mientras entrena en el box (gimnasio) haciendo un overhead squat. La imagen es acompañada de la frase: “Con 8 meses de embarazo de mi bebé número 3, CrossFit ha sido mi cordura. He practicado crossfit por 2 años y medio y creo firmemente que el embarazo no es una enfermedad, sino un tiempo para saborear las capacidades que tiene tu cuerpo para patear traseros”.

Corte a…

Una avalancha de respuestas de más de 17 mil likes, casi 3 mil compartidos y cientos de comentarios de todos los colores posibles: desde los que la juzgan (posiblemente desde la comodidad de un sillón de su casa mientras sostienen el Báculo de la Verdad Absoluta en una mano, y el control remoto de la TV en la otra) sobre la “vanidad y egoísmo” de querer seguir levantando peso; aquellos “expertos en todo” dando su diagnóstico médico sobre el peligro al que se está exponiendo y a su bebé, hasta los que se solidarizan con ella alentándola a seguir con lo que simplemente sabe hacer y ha hecho por mucho tiempo. ¿Ejemplos?

"Esto me enferma. Los doctores sugieren enfáticamente no cargar cosas pesadas porque puedes lesionar tu placenta, causar un gran daño, parto prematuro y aborto… ¡Publicar esta foto le da a la gente el mensaje equivocado de que eso está bien, cuando no lo está!”

“Si algo le pasa a tu bebé debido a tu estupidez, espero que puedas manejar la culpa. El embarazo NO es el momento para tomar riesgos estúpidos”.

"No encuentro nada impresionante en esto. Nadie publicaría una foto tomando una cerveza mientras se tienen ocho meses de embarazo. Las conductas de riesgo durante el embarazo no son cosa de risa"

Lea-Ann Ellison, en su tiempo de cordura. / Foto: Nick Stern, Facebook de Lea-Ann EllisonLea-Ann Ellison, en su tiempo de cordura. / Foto: Nick Stern, Facebook de Lea-Ann Ellison

Después de tanto señalamiento, habría que consultar a los expertos.

Héctor Mondragón Alcocer, ginecobstetra y biólogo de reproducción asistida del Hospital Español, en la Ciudad de México, señala que cualquier mujer que venga desarrollando cierto nivel de ejercicio físico, no tiene ningún problema por mantenerlo así.

“¡Pues si no estás enferma! Ahora, que si nunca te has movido o tienes algunas restricciones médicas, y se te ocurre que podrías empezar a correr o entrenar así de duro, eso sí te pone en riesgo”, afirma.

Además, Ellison dijo que no estaba cargando un gran peso, “solo quería una foto hermosa. No era un entrenamiento”, comentó a Yahoo Shine, agregando que ha disminuido de 5 a tres entrenamientos de CrossFit a la semana.

La doctora Marra Francis, ginecóloga y ex directora del departamento de ginecobstetricia del Memorial Hermann Hospital, en Woodlands, Texas, asegura que no hay un límite exacto en cuánto peso una mujer puede cargar mientras está embarazada.

“Con un embarazo sano se pueden cargar entre 10 y 15 kilos. Conforme el embarazo avanza, se comienza a producir una hormona llamada relaxina, que puede hacer que el cargar sea incómodo, pero no peligroso. Siempre les digo a mis pacientes que cualquier actividad física que tengan antes del embarazo la sigan haciendo durante el mismo (excepto las que tengan el riesgo de una caída o movimientos bruscos). Deben escuchar a su cuerpo”, amplía la también mamá de tres niños.

La mayoría de los especialistas no prohíben el ejercicio de fuerza a las embarazadas, sino deportes de contacto (boxeo, taekwondo, kickboxing), esquí, buceo, montar a caballo, escalada en roca… como lo dijo la doctora Francis, cualquier deporte que implique un riesgo de caída, contusión o cambios bruscos en la presión sanguínea.

El alboroto con esta foto radica en que se hizo pública y suele verse poco en las redes sociales, así los sermones comentarios no se hicieron esperar. Pero diariamente, cientos de mujeres embarazadas entrenan en gimnasios, parques, estudios y en casa, ¿las más sonadas?: Amber Miller, quien fuera noticia en el Maratón de Chicago de 2011 por terminar los 42.125 kilómetros con 39 semanas de embarazo (un embarazo a término es de 40 semanas) e irse directo al hospital para dar a luz a su hija. Paula Radcliffe, maratonista elite y poseedora del récord mundial, que corría 22 kilómetros al día durante su embarazo y la maratonista estadounidense Kara Goucher quien también entrenaba alrededor de 128 kilómetros a la semana, en su primer embarazo.

Como mamá de dos pequeños que entrenó para un triatlón durante su segundo embarazo y enamorada del CrossFit, solo puedo hacer eco de las palabras de Matvei Sigalov, coach que publicó su enfática opinión, entre la larga lista de comentarios:

“Si has hecho algo antes del embarazo, continúa haciéndolo: escálalo, modifícalo, vigila tu respiración y sé inteligente. Pero hazlo. Cada mujer en mi gimnasio que ha hecho CrossFit durante su embarazo ha tenido buenos resultados. Eso incluye a mi esposa”.

Podríamos ver a más embarazadas publicando fotos mientras entrenan. Así, dejarían de ser noticia que aterra y alarma.

Te puede interesar:

Los sí y los no del ejercicio durante el embarazo

10 beneficios del ejercicio durante el embarazo

La belleza del cuerpo tras el embarazo