Luce profesional a pesar del frío

Chalecos inflados, botas acolchadas, chaquetas gigantes, gorras de lana, bufandas peludas con varias vueltas alrededor del cuello... Parece ser que el frío no se lleva muy bien con el look profesional, ordenado, eficiente y cómodo que requieren los puestos corporativos de hoy en día. Sin embargo, vestirse elegante y abrigada para la oficina sí es posible. ¡Veamos de de qué manera!

Antes que nada, piensa en términos de comodidad. Superponer una capa de ropa tras otra posiblemente no sea la opción más confortable, ni la más elegante tampoco. En cambio, puedes optar por piezas de calidad y abrigadas por sí mismas, sin necesidad de superponer. Veamos caso por caso.

Lo básico, un buen abrigo. Escoge un material que sea abrigado pero confortable y un corte clásico. Puede ser un tapado largo hasta los tobillos como luce Andy MacDowell en la primera foto (izquierda) si llevas pantalones. Un sacón 7/8 como el de la Princesa Beatrice en la foto de abajo es ideal para una falda de la misma altura. Las proporciones de los largos son importantísimos para un ámbito corporativo.

Si bien esta temporada el color manda, es mejor que para la oficina mantengas una paleta neutra. Camel, negro o azul marino y, si quieres algo con un poco más de luz, puedes atreverte a un color marfil, que puedes combinar con una pañoleta en tonos tierra.

Accesorios conservadores. Te recomiendo no usar gorras de lana, ni mucho menos orejeras (earmuffs), por más frío que haga. Trata de que los accesorios no luzcan de súper moda, sino más bien clásicos, como unos guantes de cuero con costuras, una bufanda o chal como el de Kelly Rowland, o una pañoleta de chashmere.

Sí a las faldas y vestidos. Una falda tubo por debajo de la rodilla con unas botas cortas con tacón y pantimedias opacas no sólo se verá súper elegante sino también, profesional. También se ven muy bien los vestidos tejidos, como el de Claudia Schiffer. Evita las faldas acampanadas o muy cortas.

Cuidado con las botas. Si bien este invierno las botas son las reinas de la temporada y vienen de todos los largos, colores y modelos, para la oficina prefiérelas lo más clásicas posibles. Deben ser de buena calidad, que se ajusten a tu pantorrilla y trata de que los tacones no sean excesivamente altos. Un buen ejemplo son las que luce Paz Vega en la siguiente foto.

Los cuellos altos. Imagina este look: suéter de cuello algo bajo una chaqueta entallada, una falda cigarette, un sobretodo, botas y guantes. Este tipo de suéter puede ser un comodín para la oficina durante todo el invierno. Ten a la mano varios en diferentes colores y te sacarán de apuros más de una vez.

Chalecos. Los chalecos también son una buena opción para la oficina y para ayudarte a combatir el frío. Cuenta con ellos como tus aliados número uno cuando el frío apremie, sólo ten cuidado de escogerlos lo más clásico posible para la oficina y en colores neutros.

Recursos anti-frío

Capas de ropa. Cuando hace frío, la creatividad manda. Puedes agregar un tank top, cami o musculosa debajo de tu blusa y jugar con los colores. Si tienes una blusa con detalles en azul, busca un cami azul que asome desde el cuello de la blusa. Las t-shirt de manga larga también son una opción para cuando hace mucho frío, pero en este caso, úsalas con cuellos cerrados o debajo de un suéter.

Leggings por debajo de los pantalones. Nadie notará los can-canes, pantimedias e incluso leggings que te pusiste en la mañana debajo de tus pantalones, y que te mantendrán discretamente abrigada por el resto del día.

QUEREMOS SABER SOBRE TI: ¿Vives y trabajas en un sitio muy frío? ¿Cómo te las arreglas a la hora de vestirte profesional? ¡Escríbenos más abajo!

¿Qué les parece?

Sobre el Author

Contribuidores comunes:

De Moda, Eugenia Correa