• Me fascina ver lo diversa que es la audiencia de este espacio cada vez que leo los comentarios en las entradas pasadas. Hay literalmente de todo, desde los que aprovechan cualquier oportunidad para ‘trolear’ a quien se deje, hasta quienes quieren compartir su propia experiencia y encontrar en las opiniones de los demás una solución para un problema determinado.

    Hago lo que creo que tengo que hacer, tratando de hacerlo lo mejor posible y deposito mi esperanza en que la otra persona haga lo mismo. Hago lo que creo que tengo que hacer, tratando de hacerlo lo mejor posible y deposito mi esperanza en que la otra persona haga lo mismo.
    Al igual que una sala de cine repleta, entre nuestro público hay usuarios de pensamiento flexible y laxo que saben escuchar y expresar sus puntos de vista con cordialidad; unos más analíticos que revisan hasta la última palabra del texto tratando de encontrar un error o incongruencia —que por supuesto puede pasar—; también quienes no emiten juicios ni opiniones y solo observan; y los de corte tradicional u ortodoxo, con creencias dogmáticas y estrictas, que hacen reclamos severos sobre las diferentes asuntos manifestados, tanto de lo que escribo yo, como los demás. De estos últimos provienen los comentarios que más me

    Leer más »from #CDMA: El ingrediente secreto del amor es la fe
  • El amor es una prueba de ensayo y error. Es imposible pensar que se puede descifrar el tipo de persona que le es afín a alguien, sin antes pasar por un gran número de posibles candidatos. Podemos tener una de preconcebida de cómo debería de ser nuestra pareja ideal, sin embargo, no hay forma de saber que tan compatible es hasta que no lo cotejamos con la realidad, con lo que está disponible y con el alcance verdadero que tenemos.

    Para encontrar el amor hay que equivocarse una y otra vez.Para encontrar el amor hay que equivocarse una y otra vez.

    Es por eso que a sus 22 años, Nelly, quien me escribió hace tiempo para compartir su caso, ha tenido toda clase de experiencias que ella misma describe como “... fallidas, tormentosas y enfermizas, he llegado a creer que me gusta la mala vida”. Por ejemplo, ella narra en su correo que sostuvo una relación por más de dos años con un hombre casado y reconoce que “fue demasiado difícil alejarme, pero era necesario después de lidiar con la esposa loca y sus hijos”.

    Tras dejar el amorío dice que “abrió los ojos” y tres meses después conoció a alguien que era “Todo

    Leer más »from #CuestiónDeAmor en las #CDMA: para encontrar el amor hay que equivocarse
  • Parece ser condición humana involucrarse en una mala relación. Ya saben, ésas que son destructivas, nocivas y que hacen más daño que bien. No conozco a nadie a quien no lo hayan pisoteado sentimentalmente y, por eso, me atrevo a decir que todos, tarde o temprano, estamos destinados a vivir algo parecido en algún momento de la vida.

    Incluso a las buenas relaciones se les acaba el veinte.Incluso a las buenas relaciones se les acaba el veinte.


    La ventaja de los compromisos nefastos en los que uno se puede enrollar es que justamente sabemos que nos van a lastimar, por lo que pensar en una posible salida —aunque llevado a la práctica sea una de las cosas más difíciles que se pueden hacer—, es una opción lógica. De hecho es casi imposible de refutar: si es malo para mí, lo mejor es irme. El problema ocurre cuando se está en una relación que definitivamente no es dañina ni peligrosa, pero que tampoco es excelente. ¿Cómo saber, entonces, que es momento de romperla? ¿Cuál es el mejor momento? ¿Existe un buen momento?

    Llevo años pensando en el tema, tanto por las experiencias que me han tocado vivir,

    Leer más »from #CDMA: Cuándo terminar una buena relación
  • Amo profundamente a mi madre, pero cada vez que hablamos o interactuamos de alguna forma, nuestras intempestivas, intolerantes e intensas formas de ser nos orillan a tener discusiones vehementes que en más de una ocasión terminan en alguno de los dos colgándole el teléfono al otro e incluso dando media vuelta y salir huyendo del lugar en el que estamos. Por supuesto que siempre hay una llamada reconciliatoria en la cual se intercambian las respectivas disculpas, las múltiples manifestaciones de cariño y, por qué no, alguna que otra reclamación que no salió a la luz durante la pelea inicial.

    El coleccionar pequeñas riñas, puede desencadenar en un problema mayúsculo.El coleccionar pequeñas riñas, puede desencadenar en un problema mayúsculo.

    Saco a colación el tema no porque tenga “mamitis”, sino porque mi progenitoraes la persona con la que más peleo sobre idioteces en el mundo, pero por ese mismo lazo que nos unetambién nos sentimos obligados a arreglar nuestras diferencias. Las parejas sentimentales, en cambio, no gozan de esta ventaja, no sienten la urgencia de tener que resolver los conflictos, porque siempre existe la opción de

    Leer más »from #CDMA: Elige tus batallas
  • Estoy seguro de que el amor y los abusos que se cometen en su nombre, son más embriagantes y tiene peores consecuencias al día siguiente que una borrachera. La resaca moral que provoca este sentimiento no se quita con un par de aspirinas, ni tomando varios litros de agua; es inmune a los hotcakes, chilaquiles, Gatorades o demás remedios caseros para aminorarla. Los impulsos y acciones provocados por el deseo de entablar una relación son muchas veces más peligrosos que el haber consumido galones de ginebra con un celular en la mano cargado de números telefónicos con el cual enviar textos en la madrugada.

    Como pasa en este mundo territorial, de celos y pertenencias, lo que parecía ser algo inofensivo se convirtió en una rivalidad épicaComo pasa en este mundo territorial, de celos y pertenencias, lo que parecía ser algo inofensivo se convirtió en una rivalidad épica


    Cris, una lectora de la Ciudad de México, escribió un correo a este espacio en el que narró un sentimiento semejante, “Me siento una persona horrible”. A sus 21 años, edad en la que oficialmente se puede beber en todo el planeta, ya experimentó algunos de los efectos adversos del ligue casual.

    Ella explica que hace poco volvió a entablar contacto con un amigo del pasado, un chico que

    Leer más »from #CuestiónDeAmor en las #CDMA: Amigos y rivales
  • Hace varios años, cuando yo apenas era un niño, escuché a uno de mis primos mayores explicar una de las razones por las cuales creía fervientemente en el matrimonio. Con absoluta claridad refirió que una de sus sensaciones favoritas de la vida era sentir los pies fríos de su novia por la noche y que por lo mismo quería garantizar el efecto de por vida. De hecho, su exposición fue tan honesta y contundente que a mis escasos diez u once años de edad, no podía esperar a compartir mi cama con una mujer.

    Hoy, a los casi 38, nunca he despertado sintiendo los pies fríos de nadie —muchas de las mujeres de este país tienen la horrible predilección de dormir con calcetines puestos—, aunque eso no quiere decir que no haya encontrado mis propios motivos para compartir la cama. El desayuno, por ejemplo. Me encantan los días en los que mi novia y yo despertamos a la misma hora —que son auténticas excepciones— y preparamos juntos algo rico. También encuentro muy gozoso escuchar la respiración de ella

    Leer más »from #CDMA: El tamaño (de la cama) sí importa
  • Durante una comida, hace apenas un par de semanas, mi amiga Gabriela estaba más concentrada en la pantalla de su teléfono móvil de lo habitual. Suele tener la buena costumbre de que, una vez que se sienta en la mesa, guarda el aparato en su bolsa y le dedica a las personas con las que está toda su atención. Incluso aquella vez, ella ni siquiera se inmutó cuando el mesero nos trajo el primer tiempo.

    Aprovecha tu próxima pelea para arreglar las cosas, no para hacerlas peor.Aprovecha tu próxima pelea para arreglar las cosas, no para hacerlas peor.

    —Se te va a enfriar —dije después de un rato.

    —¿Cómo? —respondió sin despegar la mirada de la pantalla.

    —Tu sopa, se va a enfriar— insistí.

    En ese momento por fin fijó los ojos en el recipiente que hace unos minutos había dejado de humear.

    —¿Todo bien? —pregunté.

    —La verdad no —dijo ella.

    Finalmente Gabriela tomó la cuchara pero justo antes de zambullirla en la crema de brócoli, la bajó una vez más para contarme.

    Anoche me peleé con mi novio. Fue muy feo y estoy quedando con él para verlo en la noche y aclarar el asunto.

    Gabriela me contó algunos de los factores que detonaron la pelea, por

    Leer más »from #CDMA: Fíjate qué reclamas en una pelea de pareja
  • Si a los 16 años me hubieran preguntado cuál era el significado de la vida, hubiera respondido sin titubeos que el amor. Y qué bueno que nadie nunca lo hizo, porque hay pocas cosas tan improductivas como la retórica filosófica de café, sobre todo a esa edad. Debo confesar que mi lógica juvenil era —casi— sólida: en mi cabeza no había otra recompensa para soportar los embates de la vida que el voltear aver al ser amado, con todas sus virtudes, y que me entrelazara entre sus brazos para que con el calor reconfortante de su voz dijera que todo iba a estar bien. En aquel entonces pensaba que sin importar lo mal que pudieran estar las cosas, junto a ese aliado inexorable la carga sería menor, porque no solo compartiría y ayudaría a distribuir el peso de los problemas, sino que por su mera presencia, provocaría la suficiente motivación para salir adelante.

    El amor es como la elección de carrera, para saber qué estudiar, primero necesitas conocerte a ti mismo.El amor es como la elección de carrera, para saber qué estudiar, primero necesitas conocerte a ti mismo.

    Así como yo hubiera argumentado de esta forma el porqué de querer una pareja, la población del mundo racionaliza sus propias razones para

    Leer más »from #CDMA: Antes del amor hay que encontrarse a uno mismo
  • “Una vez leí que las exparejas no pueden ser amigos. En mi caso lo creo cierto, no puedo ni quiero ser amiga de mi ex.”, fueron las rotundas palabras con las que Karla empezó el e-mail que envió a este blog. Dicen que el primer paso para enfrentar cualquier problema es aceptar y ser consciente del mismo, pero pocos hablan de lo que sucede después, cuando ya se tomaron las medidas para corregirlo.

    No puedo ni quiero ser amiga de mi ex.”No puedo ni quiero ser amiga de mi ex.”

    Karla sufre las secuelas de haber terminado un noviazgo largo , que en su caso se prolongó por más de siete años. Narra lo complicado del asunto, aun en los momentos en los que todo debió ser romance y felicidad: “Como la relación duró tanto tiempo, [él] entró en la vida de mi familia, todos lo conocían, todos lo apreciaban, pero sabían que [yo] no era feliz. El tiempo que duró mi relación con él, fue posesivo, siento que por su culpa me perdí de mucho de la vida”. Y, aunque le costó mucho trabajo cortar, finalmente lo pudo hacer: “Él no tenía vida propia, ni amigos, todo era yo. Por esto

    Leer más »from #CuestiónDeAmor en las #CDMA: La estocada final para decir adiós
  • La verdad no sé cuál es el alboroto ni siquiera si exista uno, pero creo que la gente le da demasiada importancia a su primera relación formal.

    Mi primera novia fue siempre mi segunda opción.Mi primera novia fue siempre mi segunda opción.

    A mí me llegó tardé, al menos una recíproca. Tenía algo así como 19 años y estaba en primer semestre de la universidad. Ella era una chica que me gustó desde el instante en el que la vi —recuerdo perfecto sus ojos azules, que llevaba puestos unos overoles de mezclilla y que tenía una abundante mata de pelo rubio cortado muy pequeñito—, aunque lo que más me gustó de ella fue que yo también le gusté. Antes de conocerla, me había enrollado con aquellas niñas que no me gustaban tanto y dejé que me pisotearan las que sí. En fin. Aquella fue la primera vez que la situación era más o menos simétrica, por no llamarla equitativa. Bueno, no. Tampoco fue así.

    Siendo franco, mi primera novia fue siempre mi segunda opción, un plan B, el colchón de seguridad que evitaría que me hundiera más en la abrumadora soledad en la que ya estaba inmerso. ¿Quién era la

    Leer más »from #CDMA: Un fracaso llamado primer amor

Paginación

(209 historias)