10 consejos que debes saber antes de hacerte una cirugía de nariz

Siempre fue el complejo de tu cara pero hasta ahora nunca te habías animado. Llegó el momento de hacer un cambio que también cambiará tu vida. Pero una cirugía de nariz o rinoplastia no es como comprar un vestido nuevo o cortar el cabello. Tu cuerpo está comprometido y también, tu estado de ánimo, por eso es indispensable quedar conforme con el resultado. Entonces, antes de tomar cualquier decisión y de entrar a un quirófano hay algunas claves sumamente importantes que tienes que conocer.

ThinkstockphotosThinkstockphotos

A usar el olfato

1. El doctor Rolando Pisanú, médico especialista en Cirugía Plástica y Reparadora, explica: “Cuando el paciente pide la cirugía es porque hay algo que le está molestando. Pero no siempre quiere decir que tenga que operarse y que el resultado que desea sea posible. Por eso, lo emocional debe ser objeto de una indagación muy profunda por parte del cirujano, antes de decidirse por hacer la intervención”.

2. El director del Centro Médico Pisanú, subraya que cambiar la nariz cambia la cara. “El golpe psicológico que recibe el paciente al ver su nuevo rostro en el espejo es instantáneo. Si se ve bien, todo positivo. Pero si no le gusta, es muy probable que entre en un cuadro depresivo de manera automática."

3. Es muy importante la elección del cirujano. Así como un diseñador, no todos tienen el mismo estilo. Se sugiere que el paciente haga un recorrido por diferentes profesionales y que conozca los trabajos previos que hayan hecho.

4. Aunque dentro de la cirugía plástica la rinoplastia es considerada una cirugía rápida y sencilla, en realidad es sumamente difícil. La nariz no tiene elasticidad y requiere de un trabajo de extrema delicadeza. Lograr resultados de excelencia requiere de un criterio estético desarrollado y haber alcanzado madurez en el uso de la técnica.

5. Si la operación es muy traumática pueden producirse fibrosis (un exceso de tejido conectivo fibroso como consecuencia de un proceso reparativo o reactivo) y todas las secuelas luego se notan.

6. “Las pieles muy seborreicas y gruesas se inflaman el doble y se adaptan menos al nuevo esqueleto que el cirujano modela. En cambio, la piel fina se adapta mejor", aclara Pisanú.

7. Una semana antes de la operación, es útil realizar ejercicios de respiración con la nariz tapada. Asimismo, las dos semanas previas y dos posteriores, se aconseja que el paciente evite las aspirinas (ácido acetilsalicílico), ya que este medicamento tiene un efecto anticoagulante. Por otra parte, no debe fumar ni inhalar ningún tipo de sustancia.

8. El primer día luego de la cirugía puede que se presenten algunas migrañas y dolor nasal; pero con el correr del tiempo irán disminuyendo. También la cara estará inflamada y la nariz taponada, pero es necesario evitar sonarla. Otros síntomas normales son los moratones alrededor de los ojos y la nariz, que se van disipando a medida que pasan los días.

9. Los taponamientos suelen retirarse entre las 48 y 72 horas, luego de la cirugía. Pero el tabique se quita recién a la semana.

10. Luego de 6 meses de la intervención se puede considerar que la nariz es la definitiva; de todas formas, la recuperación es diferente en cada persona.

Quizás te interese:
Microfilling: rejuvenecer el rostro con tejido adiposo
Aumento de pecho, ¿qué opciones tengo?
Adiós a los puntos negros


YAHOO MUJER EN FACEBOOK