5 tragos fáciles y baratos para preparar en casa

1. Caguamas en tu jaula
No será lo más sofisticado pero sí lo más económico. Júntate con un par de amigos y hagan una vaca. Con 50 pesos por cabeza podrán tener un digno momento del club de Toby sin mayores aspavientos. Y no abandones la esperanza, hay chicas buena onda que también disfrutan tomar la chela desde la botella.

2. Redescubre la charanda
Por razones que tienen más que ver con la desinformación y la ignorancia, desde hace mucho tiempo la charanda ha sido estigmatizada como una bebida para teporochos y borrachines: nada más falso. La charanda es una bebida alcohólica regional típica del estado de Michoacán, obtenida de la destilación del jugo de la caña, de la misma manera en que se hace el ron. La charanda es la esperanza de los ingenios mexicanos. Es dulce al paladar y puede tomarse en las rocas. Hay de varios tipos y calidades pero en general es baratísima. Mézclala con refresco de manzana o Zaraza Vargas y tendrás un trago de primera refrescantemente mexicano.

3. No tomes sidra sólo en navidad
En México, estamos acostumbrados a ver a la sidra como un sucedáneo barato de la champaña y como una bebida de segunda: otro error de los bebedores principiantes. La sidra es el espíritu erotizado de la manzana. Pon a enfriar un par de botellas gigantes en el refri y sírvela helada para acompañar bocadillos. Así la toman en buena parte de Europa, de manera casual y con estilo.

4. Cuba libre
Este trago no necesita presentación: prácticamente es un símbolo nacional. Puedes prepararla con el ron de tu preferencia pero si estás corto de feria recomendamos Appleton Special o, mejor aún, un buen Matusalén. En el país se consigue con facilidad el Flor de caña, que es una verdadera delicia nicaragüense prácticamente a precio de regalo. Si eres un espíritu curado de espanto, déjate de embustes y empínate el Bacardí. Siempre con agua mineral y refresco de cola.

5. Pulque: el rey de reyes

Si bien es cierto que esta bebida cada vez se produce menos, también es cierto que es un sano reconstituyente. Este trago típico del centro de México –el preferido del emperador Moctezuma– se fabrica a partir de la fermentación del jugo o aguamiel de agave. Su consumo, estigmatizado hasta hace algunos años por su oscura leyenda, sigue siendo prueba de que el alcohol en la cultura mexicana es un pasado vivo. Ideal para consumir en casa e invitar a tu concurrencia a dialogar con sus raíces.

Recuerda que el abuso del consumo de alcohol repercute directamente en tu salud. ¡Consume responsablemente!

Si te gustó esta nota, quizá te interese:

Soup Cocktails: la moda de las sopas con alcohol

Estos son los 10 alimentos para dejar de fumar

Los alimentos que te hacen más inteligentes


 

YAHOO MUJER EN FACEBOOK